Ideas para ahorrar y convertir tu hogar en más eficiente

 

Desde hace apenas 7 años, se comenzó a calificar las viviendas en base a su eficiencia energética, de forma que se catalogan desde la A, que se entiende que es el nivel máximo de eficiencia, hasta la G, el nivel mínimo. A día de hoy, lamentablemente, la mayor parte de las viviendas son tipo G. 

Estudios realizados por expertos confirman que alrededor de 26 millones de hogares en nuestro país, llegan a perder al año más de 12.000 millones de euros a causa de una mala eficiencia energética. Para poner remedio a un problema tan grave como este, basta con plantearse realizar una rehabilitación del hogar.

Subrogacion-Hipoteca-Seguro-del-Hogar

Ideas para ahorrar y cómo aplicarlas

Por otra parte, en el caso de que estemos pensando en adquirir una vivienda, tendremos que tener muy en cuenta el tipo de certificado energético del que dispone. Es muy posible que aquellas viviendas que nos parezcan más baratas, tengan peor certificado energético, con lo que habría que valorar si realmente nos merece la pena adquirir una vivienda que nos va a hacer perder una gran cantidad de dinero al año.

De esta manera, los expertos recomiendan que, tanto si queremos adquirir una vivienda, como si ya la tenemos y queremos dejar de perder eficiencia energética y una gran cantidad de dinero al año, debemos prestar atención generalmente a 3 aspectos de nuestro hogar.

Podemos empezar con el aislamiento. Una vivienda debe estar correctamente aislada para que el frío no se cuele por ningún lugar. Para saber si nuestra vivienda está bien aislada, tenemos que fijarnos en el suelo, las ventanas y las paredes de la misma. Si notamos que por alguna de esas tres zonas entra frío, la respuesta está clara, nuestra vivienda no está bien aislada térmicamente.

Cabe destacar que los suelos que más aislan del frío son los de madera, mientras que las paredes y los techos suelen disponer de materiales especiales como poliestireno, lana mineral o paredes de fibra de madera. En las ventanas, lo más adecuado es disponer de un doble ventanal o un cierre hermético.

Si tras comprobar que nuestra vivienda no dispone de ninguno de estos elementos, o que le faltan alguno de ellos, lo mejor es realizar una reforma para aislar la vivienda de la manera adecuada. Normalmente este tipo de reformas suelen suponer entre 2.000 y 3.000 euros, aproximadamente. Aunque nos pueda parecer una cantidad de dinero bastante alta, tenemos que recordar que las pérdidas anuales por desperdicio energético son muy superiores.

Otro aspecto muy importante de nuestro hogar, es el tipo de calefacción que tiene. Muchas casas antiguas disponen de un sistema de calefacción de gasoil, una opción que no es nada adecuada para mejorar nuestra eficiencia energética. Las mejores opciones son las calefacciones de gas o bien hacer uso de energías renovables, como la aerotermia, que consiste en una bomba de calor que utiliza aire en base a las condiciones climatológicas del exterior.

Por último, tenemos que valorar el tipo de iluminación del que disponemos en nuestra vivienda. Cuanto más vieja sea la instalación eléctrica del inmueble, más dinero estaremos perdiendo cada año. Estudios demuestran que la iluminación supone un 15% del consumo mundial de electricidad. Por lo tanto, lo que más nos conviene es disponer de un sistema eléctrico nuevo, cuya instalación nos supondrá entre 2.000 y 3.000 euros, pero que a la larga será un coste mucho más barato que el desperdicio de energía que supondría cada año.

Otros artículos a tener cuenta

 

Publicidad