Publicidad

La importancia del ahorro durante las crisis

Ahorrar es muy importante en esta vida y no todo el mundo lo tomo en consideración hasta cuando ya es demasiado tarde. Si tu tuvieras una emergencia médica o el carro se le daña, o cualquiera situación de emergencia que pudiera ocurrirle y no tiene como resolver, entonces tiene que considerar cambiar algunos aspectos de su vida y como todo en este vida ahorrar se trata de disciplina y constancia. Si algo demuestra las crisis es que pueden aparecer en el momento menos indicado y como un terremoto puede desbalancear el suelo en donde estas parado. Como dice el refrán, “hombre precavido vale por dos”, nunca es tarde para diseñar un plan de ahorros que le permite sobrellevar cualquier imprevisto que se le presente en la vida o tener un dinero acumulado para comprar algo deseado en el momento.

money-2696229_1280

No hay necesidad de preocuparse si no eres de la personas que ahorran o eres malo ahorrando, con estos trucos y consejos podrás desarrollar un hábito sano para el ahorro y métodos para guardar dinero de la manera más eficaz posible.

Trázate un objetivo.

Es mucho más probable que cambie sus hábitos de gasto si está ahorrando con algo específico en mente. Podría ser algo tan grande como unas vacaciones de dos semanas o un pago inicial de una casa, en cuyo caso, también puede prepararse mentalmente para lo que será más una maratón de ahorro. Si te enfocas en artículos (relativamente) más pequeños, como una computadora portátil nueva o un abrigo de invierno, considéralo más como un sprint, y una vez que lo consigas, debes agregar algo más, grande o pequeño, a tu lista de deseos.

Realiza un seguimiento de los gastos no esenciales

Independientemente de cuán grande sea su cifra objetivo, debe ver a dónde van todos sus dineros antes de poder calcular cuánto podrá guardar. Para hacer esto, el primer día del próximo mes, mire lo que gastó el mes anterior, colocando lo esencial y lo no esencial en diferentes categorías. Los elementos esenciales son costos relativamente fijos (alquiler, préstamos estudiantiles, pagos de automóviles, comestibles), mientras que los elementos no esenciales son donde tiene un margen de maniobra: piense en comida para llevar, entradas para conciertos, esos tés verdes con leche de la tarde.

Deshacerse de las deudas de alto interés

No existe una solución única para todos cuando se trata de una deuda de alto interés, que se asocia más comúnmente con las facturas de tarjetas de crédito. Suponiendo que tiene un poco de dinero guardado en un fondo de emergencia, la deuda de alto interés es lo primero que debe abordar antes de cumplir con los objetivos de ahorro a largo plazo. Por otro lado, si no tiene un fondo de emergencia para hablar, comience allí antes de pagar la deuda de alto interés (un buen objetivo es tener al menos tres meses de gastos de vida ahorrados).

Si puede mantener su dinero trabajando, hágalo

Ahorrar no solo significa que guardes parte de tus ingresos y no los gastes, es aconsejable que si puedes poner ese dinero en movimiento para que te genere más ganancias, hágalo. Hay mucha forma de hacer que su dinero se multiplique ya sea invirtiéndolo en productos para luego vender, probar entrando en la bolsa de valores a través de un corredor de bolsa que se encargara de que hacerlo ganar dinero a él y usted. Inclusive si puede diversificar el tipo de bienes y activos que tienes es mejor, como dice el dicho no es bueno tener todos los huevos en una sola cesta. No solo tenga su dinero en dólares, también compre oro si puede, si puedes obtener propiedades un lujo, todo lo que le permite diversificar su economía y en el caso de una tragedia no pierda todo de una.

Considere lo que podría renunciar y comprométase a ahorrar ese dinero. Por ejemplo, ¿puedes saltarte la comida para llevar dos veces por semana y cocinar en casa? ¿Qué hay de salir a cenar? Si gastas $ 300 al mes en cenas, busca la manera de ahorrar $ 100. Eso podría significar reunirse con amigos para tomar una copa o llevar a la multitud a restaurantes menos costosos.

En cuanto a la cifra real que debería ahorrar, el 10% al 20% de sus ingresos cada mes es un buen punto de referencia. También puede adoptar la regla del 50-30-20, que exige que el 50% de lo que lleva a casa se vaya a lo esencial; 30% hacia no esenciales; y 20% hacia ahorros.

Si la idea de seguir de cerca el gasto parece demasiado abrumadora, hay una serie de aplicaciones que lo harán por usted al vincular directamente a sus tarjetas de crédito y cuentas bancarias. Dependiendo de la aplicación que elija, recibirá una alerta cuando esté en peligro de gastar de más.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *